lunes, 18 de julio de 2011

Y siempre lo será

Porque más vale al día siguiente que nunca.

Ayer fue el cumpleaños número diecinueve de una de las más fieles seguidoras de este blog. Se trata de Mrs Nada, la cual opera en nuestro país bajo varios nombres (digamos que hablo de Marina), que por motivos varios no pudo ser felicitada a tiempo. Confío en que el ya tradicional homenaje que le hace el equipo de El chico que sabía suficiente enmiende ese hecho.
 Éste en concreto va cargado de simbolismo debido a que era imposible representar a una única Marina en conjunto y que no fuera incompleto, se supone que ella descifrará el mensaje. ¡No cambie usted!


Y ahora la segunda parte de la entrada: Basta ya.

Varios os habéis quejado de que el blog se está convirtiendo en un regurgitador gratuito de felicitaciones online, y os voy a tener que dar la razón. Para repararlo establezco ahora un punto y final en ello hasta nuevo aviso (por lo menos hasta el seis de agosto, no te voy a mentir).
Así que nos veremos pronto, y esta vez de verdad.

PD: Gracias Marina, por arreglarme las letras después de montar tú sola el retablillo, no tenía ni idea de cómo hacerlo.

7 comentarios:

  1. Ains que mooono! me encantan los dibuujos con el mcluhan y todo jajajaj

    ResponderEliminar
  2. Oh ¡completísimo! Y todas las personalidades múltiples reconocidas... Muy chulo, Ajelandro :3 (y felicidades, aMarina!)

    ResponderEliminar
  3. ¿Si te digo que me he emocionado es suficiente? Porque lo digo totalmente en serio. Me ha encantado. ¡Muchísimas gracias, chico sapientísimo! Me lo guardo y, como he dicho, iré a agradecértelo personalmente cuando llegue el momento... chan-cháaaaan
    Me encanta el detalle de las personalidades múltiples, si si si.
    Un beso muy fuerte desde tierras calabazonas :_D la emoción no me deja expresarme mejor.

    ResponderEliminar
  4. Sabía que lo valoraríais. Es proporcional a las personas que más conocen a Marina y sus "personalidades múltiples reconocidas". ¡Gracias!^^
    Pero tengo que parar por un tiempo...

    Y, en serio, ¿nadie se ha fijado en que el retablillo de Mcluhan está manchado de sangre?

    ResponderEliminar