domingo, 31 de julio de 2011

La Despedida perfecta

   Y por fin, para bien o para mal, le llegó el final a la saga que, sin estar a la altura de los clásicos, revolucionó la literatura juvenil actual dejándonos estos años de locura de ingresos. Aunque el último libro salió en julio de 2007 es Harry Potter y las Reliquias de la Muerte parte dos el punto y final de la historia, y no deja indiferente a nadie.


La película está a la altura de la expectativas que ya venía acarreando, aunque predomine la acción. Al final me ha gustado que se haya dividido el último libro en dos partes abarcando más detalles, pero han seguido tomándose libertades más o menos justificadas a la hora de localizar momentos clave o incluso la forma en la que éstos se producen (falta grave). Pese a esto la historia te engulle desde el primer momento siguiendo una línea muy fluida; se pasa el tiempo rápido, pero quizás esto va en detrimento de los cambios de escena que son drásticos y mal pensados, lo cual se nota por ejemplo en las escenas de las muertes de algunos personajes (las cuales señalan fugazmente y pasan a otra cosa casi sin transición) y en la escena posterior a la confrontación final.


Es obligado señalar la gran actuación de Alan Rickman como Severus Snape, papel del cual domina cada gesto a la perfección. Sus escenas están cargadas de una gran intensidad y son de las más emotivas de la serie.

También me ha sorprendido gratamente cómo han conseguido una gran sensación de realismo en el epílogo de diecinueve años después. El maquillaje y los retoques de postproducción hicieron que ese momento fuera el broche perfecto para el cierre de la historia donde los supervivientes, ya adultos, gozan de la paz del nuevo orden por el que lucharon.

Yo, aunque supongo que ahora viene la etapa de estirar el chicle de los huevos de oro, me considero fan de Harry Potter y reconozco que echaré de menos estas historias cargadas de magia e imaginación. A la película le pongo un 8,1/10. Me muero de ganas de ver la siguiente.


Dirección: David Yates
Guión: Steve Kloves
Intérpretes: 
Danniel Radcliffe
Emma Watson
Rupert Wrint
Ralph Fiennes
Título Original: Harry Potter and the deathly hallows part 2
País: EEUU
Año: 2011
Duración: 130 minutos

lunes, 18 de julio de 2011

Y siempre lo será

Porque más vale al día siguiente que nunca.

Ayer fue el cumpleaños número diecinueve de una de las más fieles seguidoras de este blog. Se trata de Mrs Nada, la cual opera en nuestro país bajo varios nombres (digamos que hablo de Marina), que por motivos varios no pudo ser felicitada a tiempo. Confío en que el ya tradicional homenaje que le hace el equipo de El chico que sabía suficiente enmiende ese hecho.
 Éste en concreto va cargado de simbolismo debido a que era imposible representar a una única Marina en conjunto y que no fuera incompleto, se supone que ella descifrará el mensaje. ¡No cambie usted!


Y ahora la segunda parte de la entrada: Basta ya.

Varios os habéis quejado de que el blog se está convirtiendo en un regurgitador gratuito de felicitaciones online, y os voy a tener que dar la razón. Para repararlo establezco ahora un punto y final en ello hasta nuevo aviso (por lo menos hasta el seis de agosto, no te voy a mentir).
Así que nos veremos pronto, y esta vez de verdad.

PD: Gracias Marina, por arreglarme las letras después de montar tú sola el retablillo, no tenía ni idea de cómo hacerlo.

jueves, 14 de julio de 2011

Brisa veraniega

Huyendo de ser engullido por despiadados cumpleaños llega hasta mí un texto de Gloria Charneco, una buena amiga amante de la poesía y del buen hacer que desde este momento se convierte en la primera Colaboradora de este blog, como propuse a principios de verano. Pasemos a su texto sin más preámbulos:

   Cada verano me gusta pasarlo en mi pueblo, disfrutar de los pequeños detalles, de sus paisajes y sus gentes.
Es hora de quitar el polvo y sacar de paseo a mi bici, alcanzar la velocidad suficiente para detener el tiempo y tener la sensación de flotar. Quiero ver cómo las libélulas dibujan y colorean el paisaje con sus giros, como lo hace la veleta de la iglesia movida por la suave brisa veraniega. Y sentir como los reflejos del sol se enredan en mi pelo cuando paseo por el parque, donde escucho alegres cánticos de niños que disfrutan de sus vacaciones entre risas y juegos.


Hoy es un día de los que me despierta el alegre kikirikí de un gallo, de esos que el calor se pega a mi piel para dejar su bronceada huella y necesito ir a la piscina, darme un buen chapuzón, tomarme un helado, descubrir los misterios que esconde un nuevo libro y sentir el rocío jugueteando con el césped entre mis dedos.

Me voy sin mirar el reloj, pero cae la tarde y pasan sobre mí, curiosa, unos patos dándole el último adiós a Don Lorenzo, que nos trae la calidez del desierto y admiro la puesta de sol que se refleja en el agua del pantano, dejando paso a la dama blanca que trae la noche como acompañante.
Se crea una magia especial con una peculiar orquesta de grillos, y las luciérnagas compiten con cada perla que adorna el cielo para vestir las calles de luz y elegancia.


Es tarde, pero cuando llego a casa, me gusta sentir como me cubre un fino tul de titilantes estrellas sobre mi terraza, es mi momento de paz y sosiego, que me invita a soñar mientras escucho una caracola que me acerca el rumor del mar.                                                 

Gloria Charneco Martín, 5 de Julio de 2011


   Glo, nadie duda que estabas inspirada cuando escribiste este texto que recoge las sensaciones que nos produce disfrutar una tarde de verano bien aprovechada. Gracias por hacernos formar parte ella al compartirlo con nosotros, espero que no dejes la afición. Vuelvo a recordaros que podéis participar de la forma que queráis siguiendo unas líneas que os explicaré brevemente si decidís dar el paso. No muerdo mucho... quizá debería mirar la hora...sé que es jueves...

martes, 12 de julio de 2011

Super sweet moustache in time

Hoy es el cumpleaños de la variopinta señorita Laura Ciudad

¡Felicidades! (decimos todos a coro).

Esperamos que seas feliz en tu día, por mi parte te dejo este pequeño homenaje en el blog. Si resulta de tu agrado...bueno, algo no ha ido del todo bien y he de reconocerlo. Confundí el mes de aniversario de nacimiento de esta señora y la homenajeé hace treinta y un días con la siguiente cabecera de blog:


Al caer en el fatal error no me quedó más remedio que solicitarle su Delorean para regresar al futuro e ir a la fecha exacta, siendo esa la manera en la que hemos llegado hasta aquí.


Mientras el chico que sabía suficiente del pasado regresa al doce de junio yo finalizaré volviendo a felicitar a-Laura por su bidecadez y simpática personalidad. Confío en que algún bucólico día todos en armonía comamos galletas hechas por usted (quizá en su cumpleaños y un cuarto el doce-trece de octubre). De manera que, como diría Rihanna: ¡Dubidú!

video



viernes, 8 de julio de 2011

Mine...craft...

And your doom...

Toca hablar de mi experiencia, no sé si por hacer justicia o si por desahogarme, con este juego online llamado Minecraft (todo sucedido este mismo mes).


Y el resentimiento vuelve a escena.

  Desconozco si tiene fama, pero desde luego después de que me lo enseñase mi hermano pequeño me enganché.

Éste consiste en la posibilidad de construir tu propio mundo con libertad pero siguendo una estética de píxeles, sin gravedad y gratis. Existe la opción de hacerte servidor premium pagando 14€, pero me temo que todos pensamos lo mismo al oir esto...

Lo malo es que eso te acaba sacando los ojos. Resulta que para que tu construcción perdure y puedan verlo otras personas tienes que jugar en un servidor abierto a los demás, con la posibilidad de que éstos te lo destruyan.

"Qué tontería, ¿quién sería lo suficientemente inhumano y retrasado como para hacer eso? Además hay unas reglas, seguro que todo sale bien" Y me dispuse a hacer un castillo que acabó siendo una especie de catedral. Tras unos rifirrafes sin importancia ahí siguió, lo que me animó a hablar de esto a unos amigos que, como resultó después, lo encontraron atractivo.

El castillo catedralicio
Volvimos a tener pequeños incidentes más o menos justificados pero eso no nos detuvo a la hora de seguir explorando en nuestra imaginación y creatividad. Al paso de dos días conseguimos crear esto:

Supuestamente era una biblioteca pero debajo tenía además unos pasadizos, salas de estar, una "habitación para los trajes" e incluso ¿saunas? Muy interesante todo. Sé que lo estáis esperando, y aquí viene:
Pero llegaron unos tipos y se pusieron a cambiarlo, a empezar su propia casa en la nuestra. Ello no tenía sentido de ser y los compararía con algún tipo de primate pero me temo que seria una ofensa al reino animal.

Les pedimos amablemente que parasen de hacer aquello pero hicieron oídos sordos, con lo que tuvimos que empezar a destruir lo que estaban modificando causando su respuesta: destruirlo todo sin que pudiesemos hacer nada por impedirlo. El resultado fue más o menos este:














¿Las horas perdidas? No importan tanto, porque es verano y fue interesante hacerlo. No quise apegarme al los edificios ni voy a extrapolarlo a todos los juegos online (aunque sepa que seguramente me vendrá bien la decisión de abandonarlo) pero lo que pasó no sienta bien a nadie. Supongo que confundimos las intenciones de la gente y pensamos que aquel lugar era para construir y no lo contrario. Grabé la palabra respeto en el aire y me marché para no volver.

Me quedo con mi oportunidad de practicar el inglés insultado y las palabras del amigo Pablo:

     "Pasaremos a dormir en la paz del olvido y un día cuando todo se calme huiremos a los subterráneos a alistarnos en las filas de la rebelión del inframundo"

domingo, 3 de julio de 2011

Jacko

Hace una semana y media aproximadamente se cumplieron dos años del fallecimiento de Michael Jackson. Ya me figuraba que este señor no acabaría con una vida plena pero su repentina muerte pareció sorprender a todos, puesto que no se la merecía tal y como sucedió.


La suya era una figura de gran polémica. Se me viene a la mente su cambio de color de piel (una enfermedad de pigmentos que tuvo, creo), sus peripecias con su hijo desde la cornisa de una ventana, los supuestos escándalos pedófilos que todos recordamos y que nadie pudo demostrar totalmente, y demás excentricidades.

Pero, pese a esto, lo que no se puede negar es que M.J. era un artista de gran talento y dedicación a su trabajo a quien nadie le regaló nada (aunque todos se aprovechen de su legado ahora), y eso siempre es digno de admirar.

Por mi parte llevo escuchando a este hombre en el casete del coche familiar para cualquier viaje largo (junto con Carmina burana y los demás éxitos Disney) desde que tengo uso de razón. Mi tía en su era adolescente era una pionera en el fenómeno fan en lo que al Rey del Pop respecta lo cual acabó extrapolándose a mi hermano mayor. Y yo, aunque tenía todo esto a mi favor, debo reconocer que no aprecié del todo su música hasta que murió, cuando adquirió un valor añadido.

Y es por esto que, sea comercial o no, se merece una entrada, destacando de su repertorio:


y, finalmente, mi preferida: 

Sigo sin saber qué hora es...